Running minimalista con huaraches - tercera parte – El verano de la adaptación






Seguimos en esto del running minimalista con huaraches. Cuatro meses han pasado desde que me autofabriqué mis primeras huaraches y empecé la adaptación o transición a correr con ellas. No ha sido un camino de rosas, alguna espina ha habido, pero el resultado está mereciendo la pena.

16 de septiembre de 2014

Esto ha sido lo acontecido a lo largo de estos cuatro meses de adaptación veraniega:

Antecedentes:


Día 0: Aunque el punto de partida no es el cero absoluto, ya llevaba un año corriendo con zapatillas de transición/minimalistas (drop 4) y entrenando el correr natural: pisar correctamente, aumentar la cadencia, postura, inclinación, etc. Sí fue un fin de semana de mediados de mayo cuando di mis primeros pasos con las huaraches que me había fabricado, como di cuenta en el post Huaraches– primeras impresiones

Lo que más recuerdo de la primera salida con ellas fue la inseguridad que sentía de, qué se yo, que se desataran, que se doblara la suela y clavara los dedos en el suelo, se rompiera el nudo… la inexperiencia y el temor a lo desconocido me hacía ir un poco rígido y temeroso. Pero por otra parte, esa primera salida me llenó de optimismo al confirmar que correr sin zapatillas era posible, era cuestión de fortalecer y seguir aprendiendo.



Mes 1: Tras la salida inicial y comprobar que era posible, durante el mes de junio seguí probando, no era mi principal objetivo y no las pude dedicar mucho tiempo, pero al menos una salida semanal sí hice, como relaté en el post Huaraches– Segundo movimiento

Lo más destacado de este periodo fue que fui adquiriendo seguridad poco a poco, corría muy despacio pero en cada salida era capaz de correr más relajado. Y por otra parte empezaron a tener que trabajar los pies y las piernas y eso se notaba el día después.



Después de ese mes inicial de primeras salidas, vinieron estos tres…

Mes 2, Julio:


Durante el mes de julio el objetivo era seguir con la adaptación y fortalecimiento de los pies y músculos de las piernas, hacer kilómetros con huaraches, despacito.

La primera quincena no fue muy activa en este sentido, con la participación, andando, en los 100k de Oxfam Itermon Trailwalker, con zapatillas, unas NB Minimus de trail, no use las huaraches, salvo al llegar a meta pare refrescar los pies, pero me dolían tanto los pies que apenas podía andar.

Durante la semana siguiente, después de las 23 horas andando tenía las piernas un poco tocadas y alguna ampolla en los pies que me ocupaban prácticamente toda la parte delantera del metatarso. Tampoco entrené nada.



La segunda quincena fue mejor. Unos días por Galicia, a ver a la familia, y aprovechar para correr entre eucaliptos y salitre, ¡Un placer!. 

Durante este tiempo alterne huaraches y zapatilla minimalistas trail. Las zapatillas sólo las usé cuando hacía rutas por caminos y sendas de terreno complicado, por ejemplo estas ruta: Ferrol running: Punta Penencia – Monte Ventoso – Montes de Brion –Playa Cariño de 25 km por la costa y montes ferrolanos.



Pero a lo que vamos, el entrenamiento con huaraches. Además de las rutas trail con zapatillas, cuatro o cinco días salí a correr con huaraches, por asfalto. Tramos de entre 10 y 15 km cada día. 

Las primeras salidas aún tenía las planta del píe un poco delicada, por las secuelas de las ampollas de los 100k. Pero donde más molestias y tensiones tuve fue en los soleos, sobre todo al día siguiente de salir a correr. Al principio no entendía por qué los soleos, pero por lo leído, parece que el motivo es que al correr con huaraches el soleo se estira totalmente mientras que con zapatillas, al llevar tacón, no llega a estirarse del todo. 

En cuanto a lo positivo, corre con los pies “semidesnudos” me producía una sensación muy placentera, muy natural, de simpleza, de libertad, de autosuficiencia, de no dependencia de nada, de ser capaz por mí mismo.



El ritmo era bastante lento, trote, aunque ya iba metiendo alguna cuesta importante, pero no velocidad. Además al correr por esas carreteras prácticamente desiertas y con asfalto bueno, me apeteció probar a correr descalzo algún tramo, y así lo hice.

Tres de los días que salí a correr, me animé a quitarme las huaraches y hacer una parte (donde había mejor asfalto) descalzo. El primer día 1 km, el segundo 2 y el tercero 3. Buf!! No es fácil, si el salto de las zapatillas transición/minimalistas a las huaraches se nota bastante, me está siendo necesario hacer una transición lenta, lo de correr descalzo es otra historia.

Las sensaciones descalzo son mucho mayores, una pasada correr así, pero los pies se resienten, está claro que hay que ir muy poco a poco. Lo más curioso es que después de correr descalzo, cuando te pones las huaraches tienes la sensación de “correr con amortiguación”.



En definitiva, a pesar de cómo terminé tras hacer los 100 km., parece que mis pies empezaban a aguantar bien tramos de entre 10 y 15 km con huaraches a ritmos tranquilos.

Las plantas de los pies ya no eran la principal dificultad, ahora son los soleos. El día después de correr los tengo bastante cargados. A medida que va pasando el mes, cada vez menos.

En lo positivo, durante este mes de adaptación a las huaraches he ido consiguiendo pequeños avances: ya corro con confianza, cada vez “chancleo” menos y me siento mejor al correr. Lo de hacer unos tramos descalzo también ha sido un punto.



Era hora de dar un pasito más. Con las huaraches autofabricadas me resulta incómodo el tema de los cordones, no al correr, sino al quítamelas y ponérmelas. Además tengo la sensación de que no se ajustan al pie lo suficiente, quedan un poco sueltas. Decido encargarme unas ENIX 050.



Mes 3: Agosto


Una vez adaptados los pies a las huaraches, el objetivo para este mes era ir aumentando la distancia, aguantar rodaje de más de 10 km. y según viera, empezar a ir un poco más rápido que los trotes cochineros.

Enseguida me llegaron las nuevas Enix 050. La suela es la misma que en mis autofabricadas, Vibram de 5 mm, pero lo demás no tiene nada que ver. Por encima de la suela llevan una fina capa de cuero que hace más suave el apoyo del pie y, en lugar de cordones, llevan unas cintas de velcro que mejoran la sujeción. Estás no se mueve ni “chacletean” y además facilitan el ponérselas, ajustárselas y quitárselas, que era lo que yo buscaba inicialmente.

Cuando las recibí y me las puese, me dio la sensación que las cintas eran cortas, pero es lo que tiene el comprarlas a un “colega”, aunque personalmente no conozca a Jordi, enseguida le puse un correo, intercambiamos unas fotos, me indicó como ajustármelas y me convenció de que cuando cedieran las correas me iban a quedar perfectas, como así fue. Esta asistencia técnica nunca antes la había tenido ni con Saucony ni con Brooks.



Durante la primera quincena hice cuatro salidas con las nuevas Enix por donde vivo de entre 10 y 15 km. con mejores sensaciones que con las mías, no se mueven ni una pizca, no notas nada, parece que vas descalzo.

Un poco más arriba seguían las tensiones en los soleos, a menos, pero seguían. Continuaba con el ritmo lento, pero cada vez más contento porque veía que esta transición la iba superando poco a poco.

Lo que no volví a hacer es correr descalzo, fue salir a las calles de mi ciudad y darme cuenta lo guarros que somos, esto no son las carreteras desérticas de Galicia. Fue hacer 10 km. fijándose en el suelo y quitárseme las ganas: chicles, piedrecitas, arenas, bolsas de plástico, manchas de aceite, pises de perros y gatos, cacas, de perro, de pájaros, trocitos de rama, kleenes, cascaras, colillas, cristales, escupitajos, socavones, grietas, tornillos, … vamos que de aquí sacaba Sabina la letra de una canción. No, de momento no estoy preparado para esto, mejor avanzar con las huaraches.

La segunda quincena de agosto tocaba ¡¡Vacaciones!!, las de verdad, al sur: Zahara de los Atunes. 



Esta segunda quincena fue la consagración del mi periodo “oficial” de adaptación. Corrí unos 150 km en total, día sí, día no, y hubo de todo.

Principalmente el recorrido preferido fue la playa entre Zahara y Barbate, con marea baja y arena dura, temprano, solitaria, una autopista en el paraíso para correr. Por la playa corrí con huaraches y también hice varías salidas descalzo (unos 35 km. descalzo). 



Hubo tiempo también para una bonita ruta, para curtir los pies, desde Zahara hasta Bolonia, que ya relaté en el post Zahara, running de largorecorrido – Zahara, Faro Camarinal, Bolonia y vuelta. 28 km. por todo tipo de terreno: pasarela de madera, asfalto, arena dura y blanda, camino, senda, barranco,… una pasada de ruta y la hice entera con las huaraches (menos los últimos 4 km. por la playa que fui descalzo). 

Me costó dos intentos (los dos con huaraches), porque en el primero no encontré el camino correcto desde el Faro Camarinal hasta Bolonia, incluso algún golpe me llevé en el meñique que aún me duele, pero mereció la pena. 





También participé en mi primera carrera con huaraches: la II carrera popular Playas de Zahara, 6 km., que yo creía que eran 7. Cuando yo pensaba que faltaba un kilómetro y tenía intención de apretar, me encontré la meta.
Aun así, según el cronometraje oficial, hice un ritmo medio de 4:59’/km, por debajo de 5’ como yo quería. Peor tiempo que el año pasado con zapatillas, pero ya era capaz de ir “rápido”, al menos, no al trote.





Mi mujer también la corrió, con las Pure Drift, aunque le regalé unas huaraches como las mías, no se acaba de decidir a probar las Enix, … 





Volviendo, al asunto de la transición, durante este mes de agosto conseguí hitos importantes: 

  • La “sensibilidad” de las plantas de los pies prácticamente ha desparecido, las plantas ya no sufren, esto no quiere decir que no me duela cuando piso una piedrecita de punta, pero correr por asfalto y por camino, sin problema, ya “casi “ cómo con zapatillas.
  • Distancia: bueno, los soleos se siguen cargando alguna vez, pero muchísimo menos que al principio, se van estirando. Después de la ruta de los 28 km. sin problema, yo creo que en el tema de distancia también está conseguido.
  • Velocidad: ahí estamos, por la playa de Zahara he hecho cambios de ritmos con algunos tramos rápidos. Y la carrera de Zahara también fue una buena primera prueba, pero esto aún no está superado. Cuando meto velocidad al día siguiente tengo el tobillo derecho inflamado y un punto de dolor debajo del tobillo por la parte interna, creo que en este aspecto aún me queda que avanzar. Es posible que aún no esté preparado para meter velocidad. Los músculos del pie que no “funcionan” con las zapatillas, en 3 meses no se pueden poner al nivel del resto de músculos, creo que necesitan más tiempos, pero…. soy un impaciente.


Mes 4, Septiembre: 


Otra vez en la urbe, el plan para este mes es seguir entrenando con huaraches e intentar ir un poco más rápido cada vez. Desde julio no he vuelto a calzarme unas zapatillas para correr, solo las huaraches, no sé qué voy a hacer en invierno…



No tengo como objetivo mejorar mis marcas a corto plazo, pero sí ser capaz de correr con huaraches a ritmos similares a los que tenía con zapatillas.
Mis mejores marcas en 10k, media maratón y maratón las hice este año con minimalistas (Brooks Pure Drift), me gustaría mejorarlas, pero de momento, no lo veo nada fácil, poco a poco, aunque ya va teniendo uno una edad… los 50 están a la vuelta de la esquina…

Este mes estoy alternando rodajes suaves y cambios de ritmos. Las sobrecargas de soleos ya son casi inapreciables, pero el tobillo si me sigue doliendo al día siguiente de ir rápido. 

El objetivo de este mes es correr mi primer 10k con huaraches. La cita el próximo 21 de septiembre, en la carrera popular de Madrid Corre por Madrid. ¡A ver qué tal!... ya daré cuenta en este blog.



Resumiendo: 


Analizando la evolución a lo largo de estos primeros meses de “huarachero” parece que he ido superando varias etapas: primero la de autoconfianza, comprobar que sí se puede correr sin zapatillas; después de fortalecimiento de las plantas de los pies, al menos para correr por superficies más o menos lisas sin problema; luego vino la fase de intentar estirar las salidas con más kilómetros y al mismo tiempo estirar los soleos que se quejaban; y por último la velocidad, intentar ir cada vez un poco más rápido superando las molestias del tobillo. 

Creo que todo esto hubiera sido  más fácil cuanto más hubiera alargado el periodo de transición. Poner los músculos “adormecidos” por las zapatillas al mismo nivel que el resto de músculos que llevan “trabajando” ya unos años, no es cuestión de cuatro meses, pero… “la cabra tira pal monte” y no hay paciencia…

Correr sin zapatillas, me gusta, me aporta mejores sensaciones que correr con el pie enlatado. Estoy contento de haber salido del bucle de la zapatilla amortiguada donde cada modelo es un poco “mejor” que el anterior, lo cual hace que tu pie trabaje menos y necesites cada vez menos técnica y sí una zapatilla mejor que cubra la debilidad de tu pie y tu falta de técnica, que debilita aún más tu pie y así sucesivamente. 



En fin, no pretendo evangelizar a nadie, cada uno que corra como le haga feliz, descalzo, con zapatillas o con zancos. Yo soy feliz al correr sin zapatillas y sentirme “autosuficiente”, evolucionar mejorando la técnica de carrera sin ayudas extras, sentir la pureza de correr “semidescalzo”, de manera natural, aprovechando la capacidad que los pies traen de serie, eso creo que es el minimalismo, al menos para mí.



Yo, sólo soy un hombre.


5 comentarios:

  1. Desde que descubri los huaraches no me pongo otra cosa, parece un anuncio pero es verdad. De momento olvidate de la velocidad, disfruta de la sensacion de libertad y el descalcismo muy poco a poco , es otra forma de disfrutar, y para las sobrecargas de los soleos automasajes. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, una maravilla correr con huaraches. Qué pena me da que llegue tan pronto el invierno, por aquí la temperatura baja de cero grados, habrá que volver temporalmente a las zapatillas...
      Un saludo, Paco.

      Eliminar
  2. Ahhh la carrera de corre por Madrid una pena que me pille pelin lejos que sinoooooo, centro centro de Madrid, que bonica forma de hacer turismo. Un saludico.

    ResponderEliminar
  3. Yo empeze en marzo y cada vez más contento. Al principio se cargan los soleos pero ahora sin problemas. He corrido hasta 4 medias en 20 días y sin problemas, bueno las 2 primeras con contractura de soléos, pero después sin molestia alguna. Y puedo decir que cuando hago los rodajes normales entre semana voy ahora 5-10 segundos más rápido que antes y ya tengo 57 años. Enhorabuena por la progresión que vas teniendo. La verdad que la sensación de correr con huaraches es una pasada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. El soleo ya casi lo tengo superado... a ver si me hago con el tobillo.
      Un saludo.

      Eliminar