Maratón Vía Verde Ojos Negros 2016 - Navajas (Castellón) – Correr y disfrutar, todo es empezar!



Maratón por la Vía Verde de los Ojos Negros entre Barracas y Navajas en la provincia de Castellón. Debut de mi mujer como maratoniana y mi debut como asesor (no me atrevo a decir entrenador) corroborando que es posible correr un maratón disfrutando del camino con cero sufrimiento. Así nos fue:


10 de abril de 2016

Las motivaciones

Cuando mi mujer me dijo que quería correr un maratón, me quedé a cuadros. Ella ha corrido “diezmiles”, medias y hasta ha terminado 2 veces los 100 km. de la Trailwalker (en modo CaCo Caminar Correr) pero siempre había dicho que no veía la gracia de ir a un maratón a sufrir y a pasarlo mal. Yo le decía que esa parte negativa del maratón no siempre es necesaria.

Bueno, pues no solo quería correr un maratón sino también que yo la acompañara y que le ayudara con el plan de entrenamiento. Hasta ya había elegido cual quería correr, el Maratón de los Ojos Negros por la Vía Verde del mismo nombre en la provincia de Castellón. Principalmente por ser un maratón por la naturaleza, poco masificado y con desnivel favorable la mayor parte del recorrido.

Era mi oportunidad/responsabilidad ayudarla a prepararlo y confirmar con ella que no siempre es necesario sufrir. Con un plan de entrenamiento adecuado y corriendo los primeros kilómetros con cabeza, no es necesario sufrir y tener que tirar de “corazón” los últimos kilómetros. Todo lo contrario, el último cuarto de carrera es cuando más rápido se puede ir y más se disfruta. Así al menos ha sido mi experiencia en los tres maratones realizados: 2 con cabeza, disfrutando y consiguiendo objetivos y 1 con algún “error” que me obligó a pasarlo mal los últimos 10 km para conseguir terminar.

Preparar el plan de entrenamiento fue fácil. Tenía todos los planes y notas de mis maratones, y esta era la excusa perfecta para organizar las ideas, ponerlo todo en limpio y subirlo al blog para ella y quien lo quiera echar un vistazo.

Pues, ¡¡en marcha!!

Los previos


Inscripciones (el punto de no retorno), búsqueda de alojamiento, entrenamiento siguiendo el plan durante tres meses, ¡Trabajo en equipo! y en un pispas llego el viernes y nos vimos cenando en el camping de Navajas.

El sábado no lo íbamos a desaprovechar. Visita turística a Sagunto, acercarnos después a la playa de Canet de Berenguer a comer “Un arrocito en Castellón”. Por la tarde, recogida de dorsales y visita a Segorbe para cenar después un chuletón (que ya hace tiempo que no me creo lo de la dieta de la pasta) al sitio recomendado por mi amigo Durandarte, acompañado de unas isotónicas, hidratantes y relajantes cervezas.

Visita a Sagunto y arrocito en Canet de Berenguer
Visita a Sagunto y arrocito en Canet de Berenguer

Recogida de dorsales, todo listo!!
Recogida de dorsales, todo listo!!
Domingo, madrugón “gordo” porque al no ser el recorrido circular teníamos que estar a las 7:15 en el punto de salida de los autobuses que nos llevarían hasta la salida en Barracas.

Subida en autocar hasta el pueblo donde se da la salida y allí esperamos tranquilamente en el autobús (fuera hacía un frío que pelaba) salvo unas cuantas escapadas al cuarto del baño de la gasolinera que, como vimos después, no fueron suficientes (es que ya somos cincuentones…)

Sobre las 8:45 nos acercamos a la calle donde está el arco de salida. Aunque había inscritos unos 2.400 corredores en total (10, 21 y 42 km) en la maratón seríamos menos de 500. Buen ambiente, “familiar”, típico pre-carrera, mezcla de nervios, ansiedad por saber que pasará, ganas de empezar, risa floja…

Esperando la salida, frío por fuera, calor por dentro!!
Esperando la salida, frío por fuera, calor por dentro!!

Nos ponemos a cola de pelotón. Nuestro plan era empezar bastante tranquilos e ir de menos a más para hacer un tiempo por debajo de las 4 horas y media. Aunque lógicamente, al ser el primer maratón de mi mujer, el objetivo principal era terminar (sin sufrir).

ritmo previsto


Los primeros 10 km.


Dan las 9:00. Pistoletazo de salida y empezamos a correr. Inicialmente vamos un poco apelotonados porque, aunque no éramos muchos, el trazado daba vueltas por todas (yo creo que no quedó ninguna) las calles del pequeño pueblo, algunas estrechas.

Cuando salimos a campo abierto, ya se había extendido a lo largo de la vía verde la serpiente multicolor de corredores. Nosotros vamos a ritmo muy suave, por encima de 6:30. Poco a poco, los pocos corredores que llevábamos por detrás nos van pasando. Además tenemos que hacer alguna parada técnica, por lo que algunos que van más lentos, también nos pasan.

Primeros kilómetros, el pelotón se estira
Primeros kilómetros, el pelotón se estira

El terreno en la mayor parte del recorrido es asfalto o tierra prensada con desgaste por la zona de rodadura. No se corre mal, aunque hay bastantes piedrecillas, como vamos prácticamente solos, se puede ajustar bien donde poner el pie.

Pasamos los primeros kilómetros. Mi mujer ya sin nervios pero todavía con el miedo en el cuerpo del si aguantará. Sobre todo porque aún tiene un dolor pectoral al respirar causado por una caída en un entrenamiento a 15 días para la carrera, se le enganchó la zapatilla en una grieta del suelo (a quién no le pasa algo 15 días antes de su primer maratón…).

Una gran idea esta de marcar los kilómetros que faltan y no los que llevas, me gustó, creo que motiva más en la parte final del maratón.

Ya sólo quenda 38!
Ya sólo quenda 38!

Este primer tramo tiene una parte de ligera subida, pero poco significativa. Curioso ver a lo lejos un grupo de tres corredores recortando por un sendero para ahorrarse ¿50 metros? En fin, allá cada cual. Nosotros vamos pasando kilómetros sin pena ni gloría al ritmo extensivo previsto llegando al kilómetro 10 un poco más tarde de lo inicialmente previsto. No nos preocupa.

Sin pausa pero sin prisa... bueno, alguna pausa hubo
Sin pausa pero sin prisa... bueno, alguna pausa hubo

Recorrido por la naturaleza
Recorrido por la naturaleza


Del 10 a la Media Maratón


En los avituallamientos pillábamos a algunos corredores que paraban. Nosotros cogíamos el vaso de agua sobre la marcha y seguíamos adelante. En algunos casos, un poco complicado identificar cuáles eran los vasos de agua, ya que también había bebida isotónica y en algunos Coca Cola y eran todos iguales.

Las vías verdes son antiguos trazados de vías ferroviarias. Esta, en concreto, no era de viajeros sino de transporte de hierro desde la mina en Ojos Negros (Teruel) hasta el puerto de Sagunto (Valencia). Al ser antiguas vías de tren estos trazados de vías verdes no tienen toboganes, suelen ser un trazado bastante suave, sin grandes inclinaciones tampoco. A veces el trazado pasa entre “cañones”, en otras ocasiones por túneles y en otras cruzamos puentes.

Sobre el km. 15 ya nos empieza a estorbar la segunda capa que tanta falta nos hizo en la fría parte inicial. La guardamos en la mochila, que para eso la llevaba, además de la cámara, el móvil y los complementos alimenticios: hidratos de absorción lenta (a base de maíz) para el km 21 y sales minerales (agua de mar) para cada hora y media, eso es todo lo que tomamos en la carrera además de agua en todos los avituallamientos. Cero azúcar, cero química.

No puedo resistirme a parar de vez en cuando a hacer alguna foto aunque luego tenga que dar un acelerón para coger a mi mujer que sigue a ritmo constante.

Cañón
Cañón

Puente
Puente

Túnel
Túnel

foto en el túnel
No te das cuenta de lo sucio que está el objetivo hasta que hacer una foto en la oscuridad de un túnel

Durante este tramo empezamos a estar prácticamente solos. Del kilómetro 10 al 15 pasamos algún corredor y a partir de ahí y hasta el kilómetro 30 ni un alma runner.

Este tramo es de desnivel negativo (cuesta abajo). Aumentamos un poco el ritmo pero todavía por debajo del ritmo medio previsto. Suave, respirando únicamente por la nariz, a ritmo aeróbico, sin necesidad de abrir la boca. Hay que seguir manejando el consumo de grasas (ritmo aeróbico) y guardando glucógeno para el final.

No quiero ser demasiado agobiante preguntando constantemente qué tal, pero al llegar a la mitad de la carrera pregunto:

-¿Cómo vas?
–Bien
- ¿Te moletas el pecho?
–No mucho. Menos que los últimos días, voy bien.

Pues vamos! Pasamos por la media maratón casi 5 minutos más tarde de lo planificado, no por llevar un ritmo de carrera menor, sino por haber tenido que hacer más paradas “técnicas” de las previstas. No nos preocupa el tiempo, lo importante es que a mitad de camino vamos perfectamente, a ritmo aeróbico, sin ningún tipo de molestia ni síntoma negativo y disfrutando de la carrera y del entorno.

Naturaleza, por algo es una vía "verde"
Naturaleza, por algo es una vía "verde"

Extraños montoncitos de piedras, qué modas
Extraños montoncitos de piedras, qué modas

Verde!. Estos parecen almendros
Verde!. Estos parecen almendros

Punto de paso del ecuador, la media maratón.
Punto de paso del ecuador, la media maratón.



Hasta el 30

Una vez pasado el ecuador de la carrera, empezamos a avivar un poco el ritmo pero manteniendo el consumo aeróbico (respirando sólo por la nariz). El terreno sigue siendo favorable e invita a acelerar más de la cuenta pero hay que mantener la calma para llegar al 30 con fuerzas.

Por este tramo el paisaje parece más abierto, aunque sigue habiendo algún “pasillo” entre la roca y algún túnel que otro.

otro puente, bueno 2 paralelos
otro puente, bueno 2 paralelos

si hay un puente es que en algún momento hubo un río
si hay un puente es que en algún momento hubo un río
18 y Caudiel ya a la vista
18 y Caudiel ya a la vista

Vamos!
Vamos!... solos

almendro en flor
almendro en flor, que aunque no lo parezca es primavera


Sobre el km 25 llegamos a Caudiel, en la entrada del pueblo está el avituallamiento. Hasta ahora no habíamos pasado por ningún pueblo, sólo campo, ni un alma. Cruzamos el pueblo y seguimos el camino, un poco más fuerte dentro de la prudencia. Antes de llegar al kilómetro 30 ya empezamos a coger algunos corredores, durante todo este tramo prácticamente no habíamos visto a ninguno.

otro túnel al final del pasillo
otro túnel al final del pasillo

Avituallamiento Caudiel
Avituallamiento Caudiel, esperándonos!!

Pasamos por el Km. 30 en 3 h. y 14 min. El aumento de ritmo se ha notado, hemos recuperado tiempo. Tenemos aproximadamente una hora y cuarto para conseguir llegar por debajo de las 4 horas y media, pero lo más importante “checkpoint” ¿Cómo estamos? Pregunto y me dice que muy bien, pero con dudas de qué pasará a partir de ahora, ¿aparecerá el famoso muro? Empieza lo desconocido!! Nunca ha corrido más de 30 km. pero yo sí. Por mi experiencia sé que si llegas bien a este punto es hora de apretar el ritmo y disfrutar, si llegas jodido, toca sufrir.

La recta final


Llegados a este punto, cansados, normal, pero en buenas condiciones, con reservas, no es necesario seguir guardando, ahora a gastar! Se acabó correr con la boca cerrada, ahora toca aumentar el ritmo y abrir la boca para que entre bien de oxígeno, ya podemos poner el ritmo anaeróbico en modo "ON", ¡¡Vamos!!

A lo largo de estos últimos 12 kilómetros vamos pasando continuamente corredores, muchos de ellos van andando, les animamos, algunos inician el trote. Aumentamos más el ritmo, por debajo de 6:00 min/km. Se lanza, la tengo que ir frenando, aunque ya no haya que guardar todavía quedan unos cuantos kilómetros que correr.

Pasamos por zona de pinos, incluso llegamos a ver una ardilla negra que no se deja hacer una foto, se esconde, hay que seguir. Entramos en un túnel, el peor, este no tiene luz y encima tiene filtraciones de agua que han inundado el suelo en algunos tramos. A mí no se me empapan las zapatillas, jejeje, otra de las ventajas de correr con sandalias. Es bastante largo, o se nos hace largo por ir a tientas y pisando charcos. A la salida está Jérica, Km. 32 ahora solo nos queda una carrera de 10 km. y tenemos una hora para hacerla.

Jérica a la vista!
Jérica a la vista!

Últimos 10!
Últimos 10!

Vamos avanzando, trocito de carretera.
Seguimos avanzando, trocito de carretera.

Seguimos pasando corredores. Van pasando los kilómetros, la cuenta atrás, 7, 6, 5,… Esto ya está hecho. Como me encanta llegar a este tramo, cansados pero fuertes, y disfrutar de él. Ella está, si cabe, mejor que yo. La veo a tope de fuerzas y de felicidad. Ya se ha dado cuenta de que va a llegar, que lo va a conseguir. Ya se le ha pasado el miedo, ya se lo ha creído. Yo nunca lo había dudado, sabía que ella tiene fuerza de voluntad para conseguirlo aunque fuera arrastras, pero prefería que fuera así, sonriendo y apretando el paso.

Seguimos adelantando puesto, últimos 6 km.
Seguimos adelantando puesto, últimos 6 km.

Navajas a babor, ya huele a meta!!
Navajas a babor, ya huele a meta!!

3, 2,… “the final countdown” A falta de un par de kilómetros ya se veía el pueblo, ya se oía al “speaker” diciendo los nombres de los que iban entrando en meta, ya estábamos ahí.

Entramos en zona urbana, seguimos pasando corredores agotados. A lo lejos vemos otra pareja que llevaba un ritmo similar al nuestro y delante un grupo de 5 o 6 corredores. Le digo, tranquila, vamos a mantener la distancia para salir solos en la foto de entrada a meta, pero me di cuenta que estaba hablando solo, había acelerado y tuve que dar un tirón para cogerla. Pasamos a la pareja y nos faltaron unos pocos metros para llegar al grupo. Entró en meta dando saltos de alegría.

video


Post-parto maratoniano


Bueno, pues objetivo conseguido!!. Terminamos su primera maratón, en un tiempo razonable (tiempo oficial 4:24:20) disfrutando del recorrido y terminando bastante enteros.



Los días siguientes han transcurrido con normalidad, cansados, pero sin agujetas ni ningún tipo de secuelas.

previsto v. ritmos de carrera
previsto v. ritmos de carrera

Traks de la carrera --> pinchando aquí



Entiendo que hay personas de mayores capacidades deportivas, más competitivas, más jóvenes, que este planteamiento de correr un maratón no les parezca el adecuado, que busquen arañar un segundo al crono a toda costa. Posiblemente esas personas necesiten otro tipo de entrenamiento y estrategia para conseguir sus objetivos. En nuestro caso, que lo importante es mejorar, sí, conseguir retos, sí, pero no a cualquier precio, el camino está por encima de la meta. Creo que el plan de entrenamiento y la estrategia de carrera han funcionado. Hemos disfrutado del maratón y hemos conseguido los objetivos, sin dolor.

En mi experiencia, las claves para acabar un maratón en buenas condiciones disfrutando del camino han sido:

  • Trabajar la técnica eficiente (pisada, postura, inclinación, cadencia). Corriendo, una gota de esfuerzo extra puede parecer poco, pero en un maratón ese gasto extra por una mala técnica se multiplica por 42.000 pasos. Mucha energía malgastada.
  • Muchos kilómetros de entrenamiento aeróbico, para acostumbrarnos a usar la grasa como energía. Por mucho que entrenes fuerza, el ritmo anaeróbico no se puede mantener durante tantas horas.
  • Mantener la cabeza fría, sobre todo en la primera mitad, para ser capaz de correr de menos a más. O vas despacio al principio o vas despacio y sufriendo al final, tu eliges.
  • Alimentación saludable, sin química ni azúcar. Evitar azucares y alimentos que produzcan picos de insulina y los correspondientes bajones de rendimiento.
  • Y por supuesto, marcarse objetivos realistas y adecuar los ritmos del plan de entrenamiento a esos objetivos.


Mucho me temo, que este ha sido su primer maratón pero que no va a ser el último….


Otros links interesantes:














4 comentarios:

  1. Buen debut y como digo yo, ya le has inoculado el virus jeje. Triste carrera para nuestro club ya que en esa carrera fallecieron dos corredores, uno de ellos de nuestro club, cosas del destino. Un saludico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Paco. Si es verdad que fue triste para todos, nos enteramos al llegar a meta. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Excelente crónica Fermín. Me alegro mucho de que os fuese bien y del buen estreno de tu mujer. Felicítala de parte de Durandarte ;). Un abrazo y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar