Ruta running por los alrededores de Carmona (Sevilla)




Ruta para correr por los alrededores de Carmona, si tienes la suerte de pasar por allí y el tiempo suficiente para disfrutar de un poco de running turístico.


15 de agosto de 2015

En los últimos veranos, cuando vamos de camino a la playa, siempre paramos un día en algún punto del camino con interés turístico, gastronómico y como no, por donde también se pueda disfrutar de correr un rato. Este año elegimos Carmona, un pueblo a unos 30 km. de Sevilla con miles de años de historia. Por aquí han pasado todo tipo de pueblos y culturas: romanos, árabes,… Su posición elevada convertía esta ciudad en un lugar estratégico. De todas esas culturas han quedado muchos tesoros que visitar, aunque la mayoría de ellos no están en esta ruta, hay que verlos con más calma.

La ruta


Carmona se localiza en la zona de Los Alcores, una especie de meseta elevada del resto del terreno de alrededor al que llaman La Vega. Por lo que la ruta la empezamos en alto, en un hotel dentro del pueblo, bajamos después a la vega para rodear el pueblo desde abajo y volvemos a subir. La subida, es más suave que la bajada.

La ruta es de poco más de 10 km. y el terreno, salvo a la salida y llegada al pueblo que es asfalto, el resto, unos 7 de los 10 km., camino de tierra.


Mapa ruta running Carmona
Mapa ruta running Carmona


Puedes navegar o descargarte los tracks de la ruta en el siguiente enlace de wikiloc --> aqui

El recorrido:


Salimos del hotel y , justo enfrente, tenemos un mirador desde donde se aprecia parte del terreno por el que vamos a pasar en un rato. En esta época del año, en la panorámica predomina el amarillo siega. Es temprano, pero ya se siente el calor.

Panorámica de la Vega de Carmona
Panorámica de la Vega de Carmona

Cruzamos el pueblo casi en línea recta. Me llama la atención la mezcla de edificaciones que se ven, desde señoriales casas palaciegas hasta las típicas calles andaluzas de casas con paredes encaladas. Salpicadas en cada esquina por iglesias y conventos de todos los santos.

Casa Señorial con dos Harley & Davidson dentro
Casa Señorial con dos Harley & Davidson dentro

Calle andaluza dedicada al santo
Calle andaluza dedicada al santo

Iglesia y arquillo de San Felipe
Iglesia y arquillo de San Felipe


A unos 800 m. nos encontramos ya con la Puerta de Sevilla por la que salimos del pueblo. Parece que el pueblo estaba fortificado desde el s. VIII a.c. Cada pueblo que pasó por aquí fue añadiendo elementos: Cartagineses, Romanos, Árabes hasta formar el Alcázar que se puede observar actualmente una vez echamos la vista atrás tras salir a una plaza por debajo de los diversos arcos que tiene la puerta.

Puerta de Sevilla intramuros
Puerta de Sevilla intramuros

Puerta de Sevilla extramuros
Puerta de Sevilla extramuros


Al otro lado de la plaza nos encontramos la Iglesia de San Pedro, ese será el sitio por donde volveremos, ahora hay que correr unos metros por la carretera que baja para enseguida coger el camino de tierra amarilla que sale por la izquierda y que va bordeando el pueblo desde un nivel inferior. En el inicio del camino hay indicaciones de distintas rutas.

Cúpula de la Iglesia de San Pedro
Cúpula de la Iglesia de San Pedro

Inicio del camino de la ruta
Inicio del camino de la ruta


A lo largo del camino hay numerosas chumberas e incluso algún paisano cogiendo higos chumbos con una sofisticada herramienta consistente en una caña larga abierta en el extremo.

Camino de las chumberas
Camino de las chumberas

chumbero
chumbero


Antes del km. 2 vemos la Ermita de San Mateo y tras una pequeña cuestecita pasamos por debajo del imponente Alcázar del rey D. Pedro, en la parte más alta de la ciudad.

El Alcázar, actualmente Parador de Turismo, y sus alrededores es imponente, merece la pena la visita: murallas, torreones, fosos, arcos, patio de armas,… aunque ahora la panorámica que vemos desde abajo es diferente.

El Alcázar protegido por las chumberas
El Alcázar protegido por las chumberas

Otra vista inferior del Parador
Otra vista inferior del Parador

Tras dejar el Parador atrás se acaba el camino y empieza una bajada de un par de kilómetros, un trocín de carretera y enseguida cogemos un camino que sale por la izquierda que era una calzada romana.

Aún se “conserva” un puente conocido como el puente de los cinco ojos que tiene su origen en un puente romano de esta Vía Augusta.

Restos de calzada romana asfaltada
Restos de calzada romana asfaltada
Puente de los 5 ojos
Puente de los 5 ojos

El Parador y Carmona ya quedan atrás
El Parador y Carmona ya quedan atrás

Sobre el km 4, tras coger otro trocín de carretera, seguimos un camino por la izquierda que va durante aproximadamente un kilómetro paralelo a la autovía A4.

A unos 800 m. de este camino vemos un túnel que cruza la autovía por debajo. Al otro lado se encuentra el Cortijo de Martín Pérez. Es una huerta que conserva una torre medieval y algunos restos romanos. Cruza un manantial que hay que buscar el sitio para saltar sin mojarse los pies.

Torreón del Cortijo a contraluz
Torreón del Cortijo a contraluz

Torreón del Cortijo a favordeluz
Torreón del Cortijo a favordeluz

Volvemos a cruzar el túnel y seguimos el camino que traíamos, ahora con un tramo de subida fuerte.

Túnel por debajo de la autovia
Túnel por debajo de la autovía

Seguimos el camino, ahora cuesta
Seguimos el camino, ahora cuesta


El camino hace un giro de 90 grados a la izquierda y dejamos de ir paralelos a la autovía.

Antes del km 6 sale otro camino por la derecha por el que nos desviamos para acercarnos a ver la Cueva de la Batida.

Impresionan el paisaje que ha quedado en estas canteras medievales de donde parece que sacaban toda los sillares de piedra con los están construidos los edificios de Carmona.

Cantera, de aquí salia la piedra para los palacios de Carmona
Cantera, de aquí salia la piedra para los palacios de Carmona

cueva de la Batida
cueva de la Batida

Tras observar un rato volvemos sobre nuestros pasos al camino que traíamos y seguimos por él.

A lo largo de todo el camino llevamos la panorámica de Carmona desde diferentes perspectivas. Ahora la cara este.

De vuelta a Carmona
De vuelta a Carmona


Me llama la atención el color de la tierra, amarillo fuerte, albero, tan andaluz, tan distinto de los rojos, grises, marrones de otras geografías.

Corriendo por el albero
Corriendo por el albero


Seguimos por el camino hasta que, sobre el km. 8, entramos en una zona semi-industrial a partir de la cual hay que seguir por una carretera que ya nos conduce directamente hasta Carmona. De nuevo la puerta de Sevilla, ahora pasando por la iglesia de San Pedro, cuya cúpula barroca veíamos al salir al inicio por la puerta de Sevilla, y también su torre con el Giraldillo.

Carretera calle de vuelta a Carmona
Carretera calle de vuelta a Carmona

El Giraldillo
El Giraldillo


De nuevo pasamos la muralla bajo los arcos y cruzamos el pueblo por sus calles blancas y monumentales hasta el hotel.

Puerta de Sevilla otra vez
Puerta de Sevilla otra vez

Plaza de Palenque y torre de la Iglesia de San Bartolomé
Plaza de Palenque y torre de la Iglesia de San Bartolomé

Calle Prim, toldada
Calle Prim, toldada

Curiosas las ventanas con rejas y vasijas
Curiosas las ventanas con rejas y vasijas

El clero
El clero

Bar en la plaza de San Fernando
Bar en la plaza de San Fernando


Terminamos estos algo más de diez kilómetros de ruta turísticas, ya con las pilas cargadas de energía para afrontar el día. Ahora toca reponer fuerzas y seguir el camino, en busca de nuevas rutas…

Convento de Sta Clara y Hospital de la Caridad, adios!!
Convento de Sta Clara y Hospital de la Caridad, adios!!


Ay señor, jubílame pronto!!

1 comentario:

  1. Bonica ruta, el encanto de los pueblos de España. Un saludico.

    ResponderEliminar